Las mejores prácticas para el Monitoreo Continuo de la Seguridad

Las mejores prácticas para el Monitoreo Continuo de la Seguridad

La creciente amenaza de los ataques cibernéticos ha hecho que sea fundamental para las empresas hacer todo lo posible para proteger sus activos. Para ello, una de las medidas de protección más recomendadas es el Monitoreo Continuo de Seguridad (CSM). 

Estas medidas permiten a las empresas mantenerse al tanto de la salud y de la seguridad misma de su sistema. Al CSM también se le conoce como monitoreo de seguridad cibernética, monitoreo de seguridad de red o monitoreo de seguridad de la información. 

Independientemente del nombre utilizado, el Monitoreo Continuo de la Seguridad es una estrategia comprobada para reducir considerablemente las posibilidades de que ocurran ataques exitosos.

En este artículo, hablaremos sobre qué es CSM, cómo tu empresa puede beneficiarse de este enfoque y cómo implementarlo con éxito. 

¡Comencemos con lo que es CSM!

 

¿Qué es el Monitoreo Continuo de Seguridad?
 
El Monitoreo Continuo de Seguridad (CSM) es una estrategia que automatiza el proceso de verificar y evaluar continuamente la seguridad operativa. La idea detrás de este enfoque es permitir identificar vulnerabilidades y solucionarlas antes de que los ciberdelincuentes las exploten. 

Dado que las vulnerabilidades pueden existir en cualquier lugar o surgir en cualquier momento, el monitoreo continuo de toda la red permite identificarlas rápidamente. Además, tiene mucho sentido automatizar estos procesos de monitoreo para eliminar el error humano.

Antes de analizar cómo funciona el CSM, veamos en primer lugar por qué deberías adoptar este enfoque.

 

Beneficios del Monitoreo Continuo de Seguridad
 

El monitoreo continuo de la seguridad ofrece muchos beneficios para tu organización, como por ejemplo:

  • Proporciona visibilidad en tiempo real de tus aplicaciones e infraestructura.
  • Identifica vulnerabilidades antes de que se conviertan en un problema.
  • Cumple con los requisitos de cumplimiento normativo.
  • Admite la auditoría interna, la planificación de la capacidad y la elaboración de presupuestos.
  • Reduce los riesgos de ciberataques.
  • Clasifica los dispositivos para implementar medidas preventivas.

Por lo tanto, los beneficios anteriores te permiten reducir tus costos y proteger los activos críticos. 

Dicho esto, el CSM también involucra desafíos tales como:

  • Identificación de los activos críticos que se quieren proteger y monitorear.
  • Seguimiento de todos los endpoints de la red que poseen los colaboradores que trabajan en forma remota.
  • Encontrar las herramientas adecuadas para mitigar las amenazas.

A pesar de estos desafíos, muchas organizaciones ya están usando CSM debido a sus numerosos beneficios. 

 

¿Cómo funciona el CSM?
 

Una herramienta CSM recopila información de todos sus endpoints, dispositivos, herramientas, actividad del usuario, etc.  Ello lo hace en función de métricas establecidas en toda la organización.

El CSM recopila datos a través de métodos de escaneo automatizados y controles de seguridad. Este proceso de recopilación de datos es continuo y en tiempo real. A su vez, la información recopilada se compara continuamente con los umbrales establecidos y cualquier desviación se identifica de inmediato. 

Es bastante común que la mayoría de las herramientas de monitoreo de ciberseguridad tengan un sistema de respuesta automatizado de primer nivel, que activa una respuesta y notifica al administrador sobre amenazas graves.

En general, así es como funcionan las plataformas de monitoreo continuo de seguridad. Dicho esto, encontrarás variaciones menores con cada plataforma y estrategias específicas que se adoptan en cada caso. 

A pesar de estas variaciones, todos los enfoques de monitoreo de seguridad de la información siguen ciertas prácticas como las que se analizan a continuación.

 

Las 5 mejores prácticas para un CSM efectivo
 

Como ya mencionamos, CSM es una estrategia para reducir los riesgos cibernéticos y mantenerse proactivamente al tanto del panorama de amenazas al que está expuesto una infraestructura crítica en red. 

Dicho esto, hay ciertos principios y metodologías que mejoran la eficacia de un CSM y que debieras implementar. 

Aquí hay 5 mejores prácticas a seguir:


1. Comprende tus datos

Analiza cómo tus datos pueden verse comprometidos. Cualquier amenaza a tus datos puede provenir de ciberdelincuentes externos o personas de la misma organización. Identifica qué colaboradores tienen más probabilidades de comprometer sus datos y genera planes de acción.

2. Identifica el comportamiento del usuario

Tus estrategias de monitoreo de seguridad de la información deben incluir a tus colaboradores y su comportamiento para evitar amenazas internas. Estas medidas también deben asegurar que solo los usuarios autorizados accedan a sus activos.

3. Configura la detección automática

Utiliza varias estrategias como el rastreo web y la inteligencia artificial para descubrir automáticamente nuevos dispositivos, dominios y direcciones IP en tu red. El proceso de descubrimiento automático puede identificar y bloquear fácilmente el software malicioso de dominios y direcciones IP desconocidas.

4. Supervisa tus terminales

El monitoreo de los endpoints es otra práctica crítica recomendada para cualquier estrategia de CSM. Supervisa continuamente tus terminales y dispositivos para evitar la posibilidad de que los ciberdelincuentes obtengan acceso a estos dispositivos a través de ataques de phishing.


¿Te pareció interesante?

En Valuetech podemos ayudarte a abordar el monitoreo de tus aplicaciones y dispositivos, a través de distintos casos de uso. Solo debes escribirnos a ventas@valuetech.cl para evaluar tu requerimiento.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

 
Debe agregar un producto para comparar